martes, 18 de noviembre de 2014

UNA TARDA D'AGOST





EL PIROPO

Estábamos un grupo de amigas sentadas en la terraza de un Bar, en las Ramblas de Barcelona. Bastante cerca había un grupo de hombres. Lo que habían tomado había repercutido en su voz, chillaban tanto, que nos enterábamos de todo.

Al paso de una rubia despampanante, uno de ellos le dijo:
-Qué cuerpazo chiquilla!!! Bendigo a tu madre.

El otro, realzó sus desnudas piernas y su rubia cabellera.
-Decía, querer enredar sus manos en ella.

El tercer macho ibérico, más atrevido dijo unas palabras conocidas por todos. “Pelos largos ideas cortas”
Menearon la salsa durante un buen rato, nosotras sin poder hablar, pues sus voces eran cada vez más potentes.

Más tarde salió otro pura sangre de atrás, puso su mano en el bolsillo y sacó una carta, esta no tenía desperdicio y decía así:

Querido hijo te escribo cuatro líneas para que sepas que te escribo. Así pues si la recibes querrá decir que ha llegado bien.

Sino es así comunícamelo te la enviaré por segunda vez.
Te escribo lentamente porque sé, que no lees deprisa.

Últimamente tu padre ha leído que la mayoría de accidentes ocurren a pocos km. de casa, por ello nos hemos mudado un poco más lejos.
La casa es espléndida tiene una lavadora pero nose si funciona correctamente. Ayer puse la ropa, tiré de la cadena y todo desapareció. Estoy buscando el modo de empleo.

Referente al tiempo no está mal, la semana pasada sólo llovió dos veces, la primera estuvo lloviendo tres días, la segunda cuatro días.
A propósito del abrigo de tu tío, me ha dicho que para enviártelo costará mucho dinero porque los botones son demasiado pesados; entonces he solucionado el problema, los he arrancado, los he envuelto y los he puesto en el bolsillo de la derecha.

Tu padre ya trabaja, tiene a su cargo unas 500 personas. Les cambia las flores y quita las hierbas al cementerio.

Tu hermana está de enhorabuena. No saben el sexo, por esto no puedo decirte si serás tío o tía. Si es nena la llamarán como yo. Nose, es raro llamar a tu hija mamá.

Tu hermano Juan ha tenido un grave problema, cerró el coche con las llaves dentro. Tubo que ir a casa no las encontró, fue al mecánico... Después de andar y andar vino con las llaves y nos pudo sacar del coche.

Si por casualidad ves a tu prima Ramona, le das recuerdo de mi parte. Si no la ves no le digas nada.

Tu madre que te quiere.
Mamá

PD. Quería enviarte algo de dinero pero ya he cerrado la carta.

- En fin, así pasamos la tarde, como si escucháramos la radio.
No fue ni peor ni mejor que otras tardes calurosas del mes de agosto. Fue diferente y me atrevería a decir, incluso, divertida.

Publicar un comentario